CONCURSO de Escritura - Una Aventura en Roraima. Guiado Por el indígena Cobrizo hasta Wasaka.

in hive-193637 •  3 months ago 

De excursión a la Gran Sabana, Venezuela.

Era la primera vez que venía a la Gran Sabana, junto con mis padres, escalaraiamos los Tepui, ya había escuchado sobre los mitos de la localidad, (duendes, avistamiento de luces, una montaña peligrososa, donde no se debe gritar, ni sí quiera subir, pedir permiso para subir, y otras cosas más)

Yo apenas tenía 16 años, ese sería mi más grande reto, siendo bastante joven. Aunque detrás de los expertos. Aunque si he practicado alpinismo.

Cuando llegamos al pueblo Pemon, nos conseguimos con nuestros guías y aúnque yo estaba emocionado, fue allí donde realmente empezó mi aventura.

Empieza la Aventura.

Primero que nada divisé al otro guía, el cual vestía extraño.

—Ey, que chistoso, ese guía tiene poca ropa— dije en voz Alta.

IMG_20210202_170244.jpg

—¿Cuál hijo?— pregunta mi padre

—Ese que va allá, no lo había visto antes—

—hijo allí no hay nadie— se acerca mi mamá y le dice susurrándole al oído.

Yo me quedé sorprendido, porque en realidad si lo veía, era un indígena, no era exactamente como los Pemones, porque era más alto, su color era cobrizo, un cobrizo brillante, cabello liso y negro, sus ojos eran un poco achinados, y de color negro, con una mirada bastante profunda. Su musculatura era fornida, tal vez por su vida en la selva.

Uno de los guías se me acerca; me dice, que a veces, muy pocos ven espíritus, algunos malignos y otros buenos, que hay que respetarlos.

— ¿Tu lo ves?— pregunté yo también susurrando , pues los demás me veían algo raro.

—No, yo no lo veo, ellos escogen quien los puede ver—

Alpinismo.

Seguimos nuestro camino, cuando llegamos nos advirtieron de la lluvia, que el clima era bastante caprichoso, el indígena cobrizo brillante estaba aún allí, y ahora me observaba directamente, yo trataba de no verlo o disimular que lo podía ver y los otros no.

Pidieron permiso a la montaña para poder subir, pero igual el clima ya había cambiado, estaba nublado y las lluvias habían empezado.

Mi grupo empezó a escalar, cuando empecé a escalar yo, el indígena también empezó a escalar; pero este sin ninguna cuerda, era sorprendente, pero solo yo lo podía ver, dato curioso donde él estaba, el clima era diferente. Yo seguí mi camino fingiendo no ver nada.

Después de varios días de subir y bajar, de colocar cuerdas que nos guiarían hasta la cima. Cuando llegamos a la cima, la niebla era tan densa que no podía ver más allá de mi nariz, derrepente vi a mis abuelos, ahora sí que me estaba volviendo loco, igualmente me acerqué, una vez cerca, me di cuenta que la imaginación me había jugado una broma, eran gigantes piedras de color negro. Ya me había alejado del resto de grupo y no los veía.

Perdido. Ven yo te llevó.

—Ven, yo te llevó— escuché la voz y al voltear era el indígena.

— ¿Eres real?—

— ¿Tu eres real?, Creo que quieres fingir que no me vez—

— El resto de las personas no te ven—

—Porque solo tu me debes ver—

El indígena me llevo através de la piedras negras gigantes, pasamos un valle de cristales y llegamos a una especie de selva, y llegamos a una cueva. La cueva iba hacia abajo.

—Vamos lanzate— me dijo el indígena.

—nooo, ¿A dode iré?, Es peligroso, quiero volver, creí que me llevarías con mi grupo—

—Yo te llevó—

—Este no es el camino de vuelta—

—Yo te llevo, lanzate— dice con una voz bastante fuerte. Paso por mi pensamiento todas aquellas personas que habían desaparecido.

No quise confiar en él, así que di la vuelta para buscar mi grupo, no sé cuánto tiempo había pasado. Ya estaba de regreso en las piedras gigantes, el indígena me seguía y de vez en cuando me decía

— Te llevó cuando estés listo—

¿Que quería decir?, Había llegado la hora de mi muerte, en este hermoso paisaje. Ya estaba agotado, sediento, escuchaba voces, pero no había nadie. Vi a mis padres, pero al final eran las mimas piedras, luego empecé a verme incluso a mí de niño. Ya las piedras tenían vida, se movían, tenían caras.

Lo que más me llamó la atención fue ver a una chica acostada en el piso, viendo el cielo, y un joven adulto viéndola a ella, mirar el cielo.

IMG_20210202_170047_1.jpg

— Te llevó cuando estés listo—

El me sacó de mi pensamiento, ya estaba tan agotado y ese indígena se vea aún con tanta energía. Me quedé sentado allí, cuando era pequeño, lo mejor era quedarse en un solo sitio y esperar que lo consiguieran a uno.

Él se sentó a mi lado. En completo silencio. Creo que en algún momento me recosté en el piso y me quedé dormido, al despertarme él aún estaba allí y la primera frase al levantarme fue.

— Te llevó cuando estés listo—

—No estoy listo, pero da igual, llévame—

—Estas listo—

Me llevó al mismo sitio.

— Vamos lanzate—

Allí vamos, ¿Estoy Muerto o Vivo?

Ni modo, allí vamos a mi muerte, me despedí de mis padre, di gracias por la vida, incluso recé a Dios y pedí a mis antepasados que me recibieran, creo que él también oró por mí.

Me lancé, sentí un poco de vértigo, pero no caí, solo estaba en el piso, pero era otro lugar.

Era un paraíso, árboles, casas edificadas, y personas con diferentes ropas, habían con poca ropas, otros completamente desnudos y otros más vestidos, la diversidad era bastante grande. Se acercó a mí un anciano.

—Bienvenido, vamos a casa allí aprenderás—

—Ahora sí que estoy muerto, bueno disfrutaré mi muerte— el anciano sonrió al escuchar lo que dije.

—Estas vivo— dijo el indígena que también nos acompañó.

Allí pase varios días, los cuales cada persona lo llamaba a su forma, en diversos nombres y otros no le tenían nombre para las cosas o días, hablan con frases largas para decir una palabra, explore y excursione. Un día fue a bañarme al río.

Wasaka.

Allí ví a un pequeño duende, al cual quise seguir, igual ya estaba muerto. Seguí el camino había un brillo a la distancia, así que me apresuré mi paso, para acercarme y me encontré con un árbol enorme, el más grande que jamás había visto, ni sí quiera imaginado, allí llegó Akuli, Akuli era el indígena que me había guiado en mi muerte. Pues aunque el diga que no, debo estar muerto, en el paraíso por la gran variedad y armonía. Dato curioso, aunque había gran variedad en el idioma y cada uno hablaba el suyo, todos se entendían, incluso yo los podía entender, no se como, y respondía con mi lengua materna y ellos también me entendían y me respondían en su lengua.

— Pocos han llegado hasta aquí, ahora tú lo has encontrado también, como yo hace muchos años atrás. cuando él era parte del otro lado—

—¿De la tierra de los vivos?—

—Te he dicho muchas veces que seguimos vivos—
IMG_20210202_170221.jpg
—oh sí claro, cierto— me encogí de brazos.

—Este en Wasaka, observarlo bien—

—¿Wasaka? el árbol de todos los frutos— me acerqué a observar todos sus frutos, y era cierto, había de todo lo que me imaginé, incluso otros fueras de la imaginación.

—¿Puedo agarrar alguno?— le pregunté a Akuli, claro sé que igual hay que pedir permiso al mismo árbol, hay que pedir permiso a cada árbol, cada río, cada pedazo de tierra, para convivir con amor, la madre es bastante generosa, y nos da todo lo que requerimos.

—Yo no soy quien, habla con ella—

Le pido permiso, y al igual que cualquier otro árbol, me da de su fruto, cayendo al suelo su mejor fruta, que justamente coincide con la que quería. Su sabor es exquisito.

—Después de su derrumbe se resguardo aquí, para que ninguna mano prohibida, arranque su fruto o corte su tallo, mientras el esté bien el mundo estará bien—

Después de eso solía volver a este árbol, y sin pedir, la madre me regalaba de sus frutos.

El regreso.

Sin embargo pude notar que cada día que pasaba no era tan frondoso como antes, aunque casi ni se notaba por lo exuberante que es, pero de a poco sus hojas caían marchitas, y no nacían hojas nuevas. Cosa que no había visto en el reto de la vegetación del lugar, que por cada hoja que caí nacía otra.

—Akuli, ¿qué le pasa?— pregunte algo triste.

Ya habían pasado tres años. Cuando hice esa pregunta. Akuli la respuesta que me dio, fue "que era el momento de irme."

—¿Irme a dónde?— respondí rápidamente, me ¿Quería ocultar algo? ¿Dije algo indebido?

—Al otro mundo, ya estás listo, ya nos conoces y nosotros te conocemos a ti, debes traerla de vuelta—

UF, qué suerte no me están expulsando, es sólo una misión. ¿Una misión? ¿De qué o qué?

—¿A quién?— ahora sí que estoy extrañado, ahora a dónde tendría que ir? La verdad es que amo estar aqui. Tal vez tendría que ir al inframundo, era quién o tal vez era qué!

— Vamos, debes irte, ya llega el momento—

—Volveré a morir, ups, pensé en voz alta, porque eres tan miestrioso, ya somos buenos amigos—

—Vamos, debes irte, se hace tarde mi buen amigo, debes traerla, lo sabrás—

—Vamos mi buen amigo—

Él me llevo a través del paraíso, hasta llegar donde ya seguía viéndose como un paraíso, pero más natural, ya estábamos en la selva, me llevó hasta esa comunidad indígena, de la cual una vez partí.

Acogida y Reencuentro.

Los indígenas me acogieron, fueron muy hospitalarios, la hospitalidad no se pregunta, se ofrece. Ya los podía entender perfectamente y ellos a mí, aunque yo seguía hablando mi lengua, creo que regrese con ese don. Al cabo de un rato se acercó a mí, aquel guía que una vez hace tres años atrás me habló.

— Creó que estás muy bien cuidado, tal vez encontraste algo que los demás no hemos podido encontrar, yo sé quién eres, eres aquel chico que se perdió hace tres años, el que veía el indígena cobrizo, tus padres han quedado devastados, pero de vez en cuando vuelven, porque no pierden la esperanza de encontrarte, aunque aún se sienten cumplables.—

Asentí, pues si era yo ese chico.

—Quiero volver a verlos, no quiero que sufran más—

Al cabo de unos días me llevaron a San Francisco de Yuruani, contactaron con mis padres, los cuales entre lágrimas, me abrazaron fuertemente, diciendo que pronto volveríamos a casa.

Llegaron entrevistadores, a preguntarme ¿Qué había pasado? ¿Dónde estaba? ¿Cómo me salve? y ¿Cómo sobreviví?. Gracias a Dios estaba mi tía Jimena, quien los corrió a todos, al notar que yo no quería hablar.

Por la prensa dijeron que quede traumado y no se habló más del asunto.

La promesa.

Antes de irnos de la Gran Sabana, el guía me dijo que su abuela quería hablar conmigo, mis padre nos querían, se negaban, pero yo decidí acompañarlo. Ella me dijo que debía volver, conseguirla y traerla y que yo tenía el permiso de la montaña, al igual que aquellos que vinieran conmigo, que eligiera bien mi compañía.

" Le prometí que siempre volvería, y con una buena compañía"

"Y que la traería, no se que o a quién, pero estaría de vuelta"

Fin


Esta historia es para participar en el concurso organizado por @edlili24 llamado CONCURSO de Escritura - Una Aventura en Roraima en la comunidad de #steemvenezuela. Aquí el link para que cheques las normas. Fui invitada por mi amiga @samynathy. Invitó a mis amigos @deathtox @rennyelias y @Karla-jaen.

Anímate a Participar😘


Fuente de las imágenes: Las imágenes son creadas para esta historia, creadas por Maelic Hernández.

Project Capture 8.jpg

@mavibauza

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Eres espectacular, creas historias hermosas y divertidas. Tremenda ilustradora.

🤪🤗 Gracias por leerme mi amor

De verdad que eres muy creativa. Tienes un talento fantástico

Gracias amiga 🤗

Que Gran relato @navibauza n.n me encanto como narraste esto!! Supenso y drama muy bueno!!

Gracias por leerme. Gracias por las palabras.🤗

¡Hola, amiga @mavibauza!

Ésta es una historia llena de suspenso. Fue bastante espeluznante el hecho de que solo él pudiera ver a Akuli. ¿Qué te puedo decir? Me encantan las historias con trasfondo mitológico. Acertada decisión la de agregar al "Árbol de la Vida" en ella, sobre todo, teniendo en cuenta que esta leyenda está asociada con el origen de Roraima.

El secuestro estuvo bien logrado. El punto de quiebre del protagonista al agotarse, aceptando la muerte, me hizo empatizar con él y comprender su elección.

El héroe de las mil caras volvió igual, pero distinto.

¡Felicidades por tan excelente historia! Como siempre, es un verdadero placer leerte.

Muchas gracias por leerme, y sobretodo por el comentario, bastante nutrido.
🤗 . Eso me ayuda a ir mejorando.🤗

Me sorprendiste gratamente amiga @mavibauza... te felicito, me invitas cuando vuelvas jejeje Bendiciones....

Gracias por leerme amiga y por invitarme, te avisaré cuando le escriba una segunda parte a esa historia😁🙏

Te felicito gran historia me encanto, mientras iba leyendo la historia era como si yo estaba allí viendo toda la escena todo lo que ocurría como ver una película pasar por mi mente. exito

Gracias tía, por el apoyo y las palabras, que me animan a ser escribiendo. Ojalá Diosito, tenga entre sus planes divinos, que algunos de mis escritos sean películas. 😁

Tu puesto es recompensado manualmente por el equipo venezolano "World of Xpilar Community Curation Trail"

Sigue nuestro Trail, y unete aquí.